• Welsi

Alemania: La transmisión de Covid en aguas de piscinas es improbable ¿ESTO ES VALIDO ARGENTINA?

El 12 de marzo, la Agencia Federal de Medio Ambiente de Alemania publicó una declaración sobre “Coronavirus SARS-CoV-2 y visitas a piscinas o estanques para nadar o bañarse”.

En general, la transmisión directa del SARS-CoV-2 a través del agua de natación y baño es muy poco probable. El agua de las piscinas exterior e interior está sometida a un tratamiento constante. El cumplimiento de las prácticas de ingeniería generalmente aceptadas proporciona una amplia protección, incluso contra organismos y sustancias químicas desconocidos. La filtración y la desinfección son métodos efectivos para inactivar bacterias y virus. Como virus envueltos, los coronavirus son más fáciles de inactivar mediante procesos de desinfección que los virus no envueltos como los norovirus o adenovirus.

El agua de las piscinas con tratamiento biológico no contiene ningún desinfectante, por lo que estas piscinas generalmente conllevan un cierto riesgo de infección por microorganismos, y los usuarios deben ser conscientes de ello in situ. Sin embargo, según la OMS, hasta la fecha no hay evidencia de que el nuevo SARS-CoV-2 se transmita a través del agua.

Esta es una noticia alentadora. Ahora bien, hay que desmenuzarla un poco. Aqui solo se afirma que la transmision directa por el agua es muy poco problable. Los natatorios e instalaciones acuanticas no solo se componen por la piscina en si misma, sino que necesita de muchas instalaciones para funcionar, y es alli donde los riegos de contagio comienzan a llegar a umbrales no despresiables.

La triste realidad Argentina

Lamentablemente la realidad de las instalaciones en nuestro país mucho difiere de las existentes en la tierra de los germanos.

Por mi extensa experiencia recorriendo piscinas deportivas, polivalentes, de ocio, lúdicas y terapéuticas en Argentina, y algunas pocas en Brasil, y Bolivia, puedo tristemente afirmar que nuestras piletas no son lugares seguros, ni ahora, en tiempos de COVID-19, ni antes.


Como mínimo, una piscina, para no constituir un riesgo para la salud, debe disponer de un sistema de filtrado y otro de desinfección de agua. Estos dos sistemas son esenciales, pero no suficientes para que los bañistas no salgan lastimados. Infelizmente ni siquiera estos sistemas básicos están instalados y funcionando en la mayoría de las piscinas del país. La ausencia de sistemas de desinfección de agua automáticos, es sumamente comun. Desde las piscinas de importantes clubes, pasando las de algunos colegios y hasta la piscina de rehabilitación medica de una clínica de renombre internacional, carecen de sistemas automáticos de dosificación de cloro, ni ningún otro sistema automático de desinfección.

Estos sistemas son lo mínimo que una piscina debería tener instalado para desinfectar el agua.

La desinfección de agua se realiza en la gran mayoría de las piletas argentinas mediante la dosificación directa de cloro en el vaso de la piscina. Esta practica esta prohibida, inclusive en las escuetas y pobres normativas y reglamentaciones que son de aplicación en Argentina.

Este método de dosificación directa provoca sobre-dosificación de desinfectante por la mañana (que es cuando se suele dosificar antes de que lleguen los bañistas), y una peligrosa concentración de cloro por debajo de la minina en horas de la tarde. El ciclo se cierra en horas de la noche cuando ya sin publico y se vuelve a sobre-dosificar para lograr que el agua este limpia al otro día. Esta cantidad tan variable de cloro en agua provoca no solo riesgos de contagio de gérmenes, sino que ademas expone a los bañistas a concentraciones de cloro mucho mayores a las máximas admitidas intencionalmente. (Para saber mas ir al post de "dosificación directa de cloro, un anacronismo peligroso y costoso")

Este es solo un punto de posible riesgo de contagio. Los otros puntos críticos de contagio de COVID son:

  • Altísima humedad ambiente en el recinto. Son escasas las piscinas que hacen un correcto tratamiento del aire del recinto. (ver posteo "Tratamiento del aire de la piscina")

  • Ningún sistema de desinfección en las serpentinas de los calefactores de aire

  • Conductos de ventilación que favorecen la proliferación de virus y bacterias

  • Temperatura del agua no regulada con precisión, lo que disminuye la eficiencia del cloro.

  • Pisos antideslizantes colonizados por gérmenes, gomas antideslizantes colonizadas y sin posibilidad de desinfección.

  • Vestuarios con sistemas de desagües y superficies que dificultan la desinfección.

  • Piscinas superpobladas.

Ademas de los riegos de contagio de COVID, las piscinas en Argentina suelen presentar las siguientes fallas y sus riegos asociados:

  • Falta sistemas de by pass en aspiraciones, succiones de baja presión y sistemas de detección y apagado de bombas por atrapamiento. Esto genera riego de atrapamiento con ahogamiento o con ACV isquemicos.

  • Aguas turbias y/o iluminación deficiente. Genera el riesgo de que un episodio menor de un calambre, una indisposición o un desmayo termine con una muerte, ya que nadie ve el cuerpo debajo del agua.

  • Envenenamiento por Cloraminas

  • Irritación de mucosas por exceso de cloro

  • Riego de electrocución por instalaciones electricas alevosamente defectuosos o mal realizadas.

Lo mas triste de esta situación es que para cada una de estas fallas existe una solución. Por lo tanto podemos afirmar que año a año, hay gente que sale lastimada o muere por causas que eran evitables sin ninguna duda.


La falta de normativas adecuadas y especificas, la falta de controles gubernamentales, la ignorancia, la mala praxis, la improvisación de "supuestos constructores", la falta de escrúpulos y de responsabilidad de los gerenciadores y empresarios, son algunos de los frecuentes causales, de que la salud de los bañistas se ponga en juego. Recordemos ademas que a una piscina la frecuentan desde bebes, hasta ancianos, con y sin patologías de base.

Otro aspecto importante es la ausencia de estadísticas fehacientes. En Argentina no sabemos ni cuantas piscinas tenemos, ni cuantos accidentes por año hay, mucho menos de que tipo son, y obviamente menos tenemos políticas de mitigacion de riegos.

Todo este panorama de precariedad que reina en las piscinas del país, nos hace pensar de que no van a ser lugares libres de coronavirus, sino mas bien lo contrario. Ojala, el COVID sea la escusa para que las autoridades tomen cartas en el asunto y juntos , todos los protagonistas del sector le demos un salto de calidad a las instalaciones existentes, por el bien de todos.

4 vistas

Entradas Recientes

Ver todo
 

Comercial: Entre Ríos 2969, San Justo, Buenos Aires, Argentina   
Fabrica: Av San Martin 5356, La tablada, Buenos Aires, Argentina

(+54) 11-5365-5050/ 5311

Whatsapp: +54 11-5365-5050

Formulario de suscripción

©2020 por Profesional Wellness - Welsi

  • Google Places
  • Facebook